Ir al contenido principal

Niño invitado #63: Doctorcito Jesús


Esta foto la tomé en abril de 2018 en la preciosa Basílica de San Francisco, en Lima, Perú. Es la imagen del Niño Jesús Doctorcito y puedo dar fe de la devoción que le tienen los limeños pues en el rato que estuve allí de visita no cesaron de acercarse, especialmente niños y ancianos, para rezar ante ella con sencilla piedad.
Es peculiar la imagen: el Niño, con algunos juguetes, sentadito en un trono, vestido como médico, con ambo y zapatos blancos, y un estetoscopio.
Jesús, que curaba a los enfermos, corporal y espiritualmente, se llamó a sí mismo médico: "No es la gente sana la que necesita médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores" (Marcos 2, 17).
La imagen de Jesús como médico es preciosa. El médico -al menos el médico ideal- no solo sabe cómo restaurar la salud, sino tambiñen proteger y sostener toda vida. Ha de interesarse por su paciente como persona, en forma íntegra, y no solo por una parte de su cuerpo. Genera un vínculo de confianza con su paciente para entrar en un diálogo que verdaderamente conduzca a un diagnóstico acertado. Sabe "leer" más allá de los síntomas. Conoce qué remedio o tratamiento aplicar en cada caso. Convence al paciente de qué es lo mejor para su salud y le ayuda a superar los miedos posibles. Nunca abandona a un paciente a mitad de tratamiento. Y, una vez curado, lo sigue de cerca para prevenir recaídas.
Así actúa Dios para sanar nuestro corazón. Él es médico... y también medicina, ¡y la salud misma!
Podemos acercarnos a Él con suma confianza. Jesús no tiene miedo de nuestras enfermedades, no se espanta de nuestras llagas, nuestras heridas, nuestros pecados...
Pídamosle que ausculte nuestro corazón, todos los días, aún cuando nos parezca que está todo bien, pues Él, que nos ha formado y nos conoce infinitamente más y mejor que nosotros mismos, sí puede detectar hasta las fallas más pequeñas y darnos el remedio de su gracia.
"Señor, sondéame y conoce mi corazón, ponme a prueba y conoce mis sentimientos, mira si mi camino se desvía, guíame por el camino eterno", dice el salmo 138. ¡Digámoselo al Médico Divino!


"Curó a todos los enfermos para que se cumpliera lo dicho por medio del profeta Isaías: «Él tomó nuestras dolencias y cargó con nuestras enfermedades»".
Mateo 8, 16-17

Comentarios

Entradas populares de este blog

#254 Un ajuar para el Niño

Este Niño precioso me lo regaló mi amiga Annie Calzia en julio de 2018. Lo trajo de Santiago de Chile y por eso acudí a Teresa de los Andes (1900-1920), carmelita chilena canonizada en 1993, para escribir estas líneas. En una de sus cartas a su prima Herminia Valdés Ossa, Teresa le da algunos consejos para vivir el tiempo de Adviento, que está a punto de empezar. "Prepárate para Navidad. Piensa todos los días en Jesús que, siendo Dios eterno, nace como un tierno Niño; siendo Todopode­roso, nace pobre, sin tener con qué resguardarse del frío. Necesita de su Madre para vivir, siendo Él la Vida", le escribe a su prima, a quien llamaba cariñosamente "Gordita". Y a continuación le hace una "lista" para que le prepare un "ajuar" al Niño Jesús: "Camisitas para abrigarlo: cinco actos de amor diarios y deseos de recibirlo en la Comunión. 'Jesús mío, ven a mi pobre corazón, que sólo desea latir por Ti'. Mantillas para envolverle sus pi

#275 El pozo de Belén

Este pesebre me lo regaló en mayo de 2019 mi amiga Daniela Temelini. El nacimiento fue hecho por la hermana de Daniela, carmelita descalza del Monasterio Santa Teresa de Jesús, de Buenos Aires. Cuando lo vi, lo que más me llamó la atención fue un aljibe al costado del pesebre. ¿Qué hace un pozo de agua allí? Lo curioso es que en Belén no hay uno sino tres pozos de agua históricos, cisternas cavadas en la roca, a poca distancia de la iglesia de la Natividad. Son los pozos del rey David, asociados al episodio de los tres valientes soldados que irrumpen en el campamento de los filisteos para buscar agua, narrado en el segundo libro de Samuel y el primero de Crónicas: "Estos tres, los más valientes de los treinta, bajaron juntos donde David, a la caverna de Adulam, en el tiempo de la siega, mientras que una tropa de filisteos acampaba en el valle de Refaím. David estaba en el refugio y había en Belén una guarnición filistea. Se le antojó decir a David: '¡Cómo me gustaría be

#286 San José, abrazando el sueño de Dios

Esta figura me la regalaron mis padres en diciembre de 2020.  Es obra de Miguel Sáez Vuscovich, artista en cerámica de Mendoza (Argentina), y representa a san José abrazando a María y al pequeño Jesús. San José tiene la cabeza reclinada y los ojos cerrados. Parece estar dormido, seguramente soñando con aquello que abraza: la familia que Dios Padre le confía. El Evangelio narra cómo el Padre, a través de cuatro sueños, hace partícipe a san José de su proyecto de amor, el plan de salvación, el "sueño de Dios" para nosotros. Dios le encomendó a san José el cuidado paternal del Hijo encarnado y de la Virgen María, acogerlos como verdadera familia, proteger sus vidas, sustentarlos con su trabajo, animarles en los tiempos difíciles del exilio, del regreso y del volver a empezar... San José sintonizó su sueño con el sueño de Dios, que no es otra cosa que sintonizar con la voluntad divina. Al despertar, nunca vaciló y, sin demoras, hizo realidad lo soñado... Actuar así le supuso tene