jueves, 10 de enero de 2013

Pesebre invitado #10: desde la pared

Fernanda es otra de mis grandes amigas de la vida. Vive en Buenos Aires, es maestra jardinera y justamente este pesebre se lo regaló una de sus pequeñas exalumnas hace unos diez años.
Este pesebre es de una sola pieza, en cerámica, con las figuras de la Sagrada Familia con rasgos andinos.
Me gusta porque, como mis pesebres, éste está visible todos los días del año.
"Lo tengo colgado todo el año porque me gusta la originalidad del diseño, no son las típicas estatuillas convencionales, donde, por ejemplo, José parece que tuviera 70 años... Antes lo tenía colgado en mi dormitorio, cuando vivía en la otra casa. Así que siempre estuvo conmigo", me cuenta Fernanda.
Este pesebre tiene dos elementos agregados por su dueña: una ramita de olivo y un pequeño rosario.
"Le puse el olivo porque desde chica veía a mi mamá poner el olivo en una imagen religiosa al regresar de la misa del Domingo de Ramos y me quedó la costumbre. Y el rosario me lo trajo una amiga de Mendoza. Está bendecido y por eso es que lo puse ahí, para no tenerlo guardado, para que se vea", explica Fernanda.
¡Gracias por compartir tu tesoro, Fela!

No hay comentarios:

Publicar un comentario