viernes, 11 de enero de 2013

#49 Mi negrito de Compostela... ¡donde raptaron al Niño Jesús!

Amo a este Niño negro, de cerámica, con aureola dorada. Descansa en un canasto con fibras, que es un agregado mío.
Lo compré en el 2000 en una tienda del casco antiguo de Santiago de Compostela.
De esta ciudad -una de las más bellas y seguramente la más mística de España- viene la historia que quiero contarles hoy. Galicia es tierra de relatos fabulosos, pero esta historia no es leyenda. Aunque parezca broma, en el Adviento de 2012 el Niño Jesús fue raptado y liberado solo después del día de Navidad.
El Niño fue secuestrado del pesebre montado en la plaza del Obradoiro, frente a la Catedral de Santiago y a tan solo un par de cuadras de donde compré a mi negrito.
El rapto fue reivindicado por Fartas ("hartas", en gallego), una agrupación que protesta por los desalojos que en una España en crisis han dejado a miles viviendo en la calle.
Haciendo propia la protesta de Fartas, el movimiento Stop Desahucios ("basta de desalojos") aseguró en un comunicado que el rapto del Niño era "una acción para la denuncia social de la escasa preocupación política, la hipocresía imperante y la falta de soluciones contra uno de los problemas que más preocupan al conjunto de la población".
Según el comunicado, "el afectado", o sea el Niño Jesús, "declaró comprender perfectamente" el hartazgo de sus secuestradores y las razones que motivaron el rapto...
Pocos días después de la Navidad, Jesús fue liberado dentro de un cajero automático... La elección del sitio es significativa. Fartas ha acusado a los bancos como uno de los principales responsables de los desalojos. Por otra parte, muchas personas sin techo se guarecen en los cajeros automáticos para pasar la noche...
"Las personas no os importan. Vivimos en una sociedad en la que sólo os interesa la mercancía. Os importan los euros, el poder, la banca", afirmaron los raptores en un vídeo donde muestran la liberación del Niño. Allí aseguraron que la sociedad no tiene valores y está basada "en la pobreza, en la exclusión, en la violencia y en la xenofobia", pero vaticinan que pronto la gente despertará para exigir una "sociedad radicalmente igualitaria".
No justifico el "secuestro", pero pienso en Jesús, quien también denunció a los poderosos y alzó su voz por los pobres... Él mismo nació como un "sin techo" en Belén...
Vuelvo a mirar a mi negrito compostelano y me pregunto por qué en su día le puse una canastita para que descansara allí... ¿Será que ya entonces sospechaba que algún día sería "desahuciado"?

3 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hola, María:
      No vendemos nacimientos.
      El blog es para compartir reflexiones sobre el misterio de la Encarnación desde la contemplación del santo pesebre.
      Gracias de todas formas por tu mensaje y por leer el sitio.
      Te invito también a seguirnos en Facebook www.facebook.com/el60abelen y en Twitter @el60abelen (tienes los enlaces directos en la columna del costado del blog, arriba).
      Bendiciones!

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar