jueves, 8 de marzo de 2018

#237 Espíritu de Amor


Este pesebre lo compré en diciembre de 2017 en la Feria Internacional de Artesanías, realizada en Buenos Aires.
Es un encastre de madera hecho por el maestro artesano Víctor Di Gennaro, nacido en Buenos Aires.
La imagen está coronada con una paloma, representación del Espíritu Santo.
El misterio trinitario se hace presente en la Encarnación: "Concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, al que pondrás el nombre de Jesús. Será grande y justamente será llamado Hijo del Altísimo. (...) El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el niño santo que nacerá de ti será llamado Hijo de Dios" (Lucas 1).
Santa Isabel de la Trinidad compuso una hermosa oración -la "Elevación a la Santísima Trinidad"- en la que pide ser "morada" del Amor trinitario, ser "revestida" del mismo Cristo, ser "sustituida" por Él... ser "cubierta con la sombra" del Altísimo para que el Padre no vea en ella sino a su Hijo Predilecto en quien ha puesto todas sus complacencias.
Isabel invoca así al "Espíritu de Amor" para que también descienda sobre ella y se realice en su alma "como una encarnación del Verbo" a fin de ser para Cristo una "humanidad suplementaria" en la que Él renueve todo su misterio.


"¡Oh, Dios mío, Trinidad a quien adoro! Ayúdame a olvidarme enteramente de mí para establecerme en Ti, inmóvil y tranquila, como si mi alma estuviera ya en la eternidad. Que nada pueda turbar mi paz, ni hacerme salir de Ti, ¡oh mi Inmutable!, sino que cada minuto me sumerja más en la hondura de tu Misterio. 
Inunda mi alma de paz; haz de ella tu cielo, la morada de tu amor y el lugar de tu reposo. Que nunca te deje allí solo, sino que te acompañe con todo mi ser, toda despierta en fe, toda adorante, entregada por entero a tu acción creadora.
¡Oh, mi Cristo amado, crucificado por amor, quisiera ser una esposa para tu Corazón; quisiera cubrirte de gloria amarte… hasta morir de amor! Pero siento mi impotencia y te pido «ser revestida de Ti mismo»; identificar mi alma con todos los movimientos de la tuya, sumergirme en Ti, ser invadida por Ti, ser sustituida por Ti, a fin de que mi vida no sea sino un destello de tu Vida. Ven a mí como Adorador, como Reparador y como Salvador.
¡Oh, Verbo eterno, Palabra de mi Dios!, quiero pasar mi vida escuchándote, quiero hacerme dócil a tus enseñanzas, para aprenderlo todo de Ti. Y luego, a través de todas las noches, de todos los vacíos, de todas las impotencias, quiero fijar siempre la mirada en Ti y morar en tu inmensa luz. ¡Oh, Astro mío querido!, fascíname para que no pueda ya salir de tu esplendor.
¡Oh, Fuego abrasador, Espíritu de Amor, «desciende sobre mí» para que en mi alma se realice como una encarnación del Verbo. Que yo sea para El una humanidad suplementaria en la que renueve todo su Misterio.
Y Tú, ¡oh Padre Eterno!, inclínate sobre esta pequeña criatura tuya, «cúbrela con tu sombra», no veas en ella sino a tu Hijo Predilecto en quien has puesto todas tus complacencias.
¡Oh, mis Tres, mi Todo, mi Bienaventuranza, Soledad infinita, Inmensidad donde me pierdo!, yo me entrego a Ti como una presa. Sumergíos en mí para que yo me sumerja en Vos, mientras espero ir a contemplar en vuestra luz el abismo de vuestras grandezas".
Santa Isabel de la Trinidad, "Elevación a la Santísima Trinidad"


No hay comentarios:

Publicar un comentario